• Recorriendo Culturas

Chiapas es la región mexicana en donde la naturaleza vive a su máximo esplendor conjuntándose...
• Selva, fauna y pasión

Son tierras de magia y aventuras, color en el paisaje y naturaleza de primavera constante... 
• Mágicas Experiencias

Este país centroamericano  cuenta en sus 110 mil kilometros2 con una gran variedad...
Chiapas
Ecoturismo
Oaxaca
Cicloturismo
Veracruz
Aventura
Yucatán
Educativos
Campeche
Expediciones
Tabasco
Investigación
Guatemala
Maya Shuttle

 

CHICHÉN-ITZÁ
Yucatán, México.

Este sitio se extiende en un área de mas de 10 klms. cuadrados sobre la llanura caliza, sembrada de matorrales, propia del paisaje de del norte de la península yucateca.
Chichén-Itzá, “el pozo de los itzáes”, fue fundada en el siglo VI o VII por un grupo maya conocido con el nombre de itzáes, cerca de unos cenotes que dieron su nombre al sitio.

El centro ceremonial que se erige entonces evoca el estilo arquitectónico llamado “Puuc” de Uxmal, Kabah o Sayil. Luego, en el momento de la ola tolteca del siglo X, Chichén Itzá funge como capital para unos migrantes mexicanos que, según la tradición, habrían llegado de Tula, guiados por su jefe Quetzalcóalt (Kukulkán en maya).

La ciudad decae en el siglo XIII, en el momento en que el poder pasa a manos de los jefes de Mayapán, pero permanece habitada hasta la Conquista. Sus habitantes impedirán que el conquistador Montejo la convierta en la capital colonial de la zona. Esos dos periodos diferenciados son totalmente visibles en el sitio, al grado de que se llama Chichén Viejo a la parte sur que corresponde al periodo maya y Chichén Nuevo a la parte norte producto de la ocupación maya-tolteca más tardía.
El conquistador español Francisco de Montejo, ocupo en 1548 la ciudad y establecío aquí la primer capital española de Yucatán. El sitio y sus monumentos principales, como el Cenote, fueron descritos por el Obispo Diego de Landa en 1566.

Un número importante de exploradores y de arqueólogos se interesaron desde entonces en esta ciudad. Citemos en particular a Stephens y a Catherwood en 1843, Le-Plongeon en 1875, Charnay que hace fotografías de los monumentos, Maudslay que dibuja el plano de las ruinas en 1888, Maler que visita el sitio hacia 1884, Holmes quien va en 1895. De 1904 a 1911, el cónsul de Estados Unidos, Edward Thompson, por cuenta del Museo Peabody, explora el cenote de los Sacrificios y descubre numerosas ofrendas (piezas de orfebrería, joyas y objetos de jade, cobre, objetos esculpidos de hueso y nácar, etcétera). Las primeras labores de conservación inician en 1923, bajo el patronato del INAH y de la Carnegie Institution de Washington. En los años sesenta, el INAH y la National Geographic Society exploran de nuevo el cenote, y descubren más ofrendas preciosas. En fechas más recientes, Chichén Itza se benefició de un programa especial de exploración, restauración y valoración dirigido por P. Schmidt (1993-1994). Los vestigios del periodo maya son visibles al sur del centro ceremonial. El “Edificio de las Monjas” es en realidad una gran construcción piramidal con una escalera central, que fue reconstruido en la época tolteca; pero se pueden observar varios elementos de su estado anterior. Muy cerca de ahí, la “Iglesia” es una construcción aislada, con una decoración flamígera de mosaicos de piedra, con crestería y friso de grecas escalares y mascarones de Chaac. El “Anexo” es también un pequeño templo de estilo Puuc, cuya fachada está atiborrada de decoraciones.
Si bien no hay estelas grabadas en Chichén-Itzá existe en cambio una escritura glífica sobre dinteles; pero las fachadas registradas son tardías (siglo IX).

Más al sur, comunicados por un sendero de un kilómetro, se encuentran otros vestigios de Chichén Viejo, en particular el “Templo de la Serie Inicial” (10.2.10.0.0) y el “Templo de los Dinteles” en precario estado de conservación.

La parte norte del sitio aparece como una ciudad del altiplano, de características muy toltecas, que contrasta con los sitios mayas de Yucatán.

De modo general, su arte es particularmente sangriento. Ilustran esta inspiración guerrera los tableros esculpidos del juego de pelota principal, en que surgen los chorros de sangre, en forma de serpientes, cabezas decapitadas de jugadores, el tzompantli, con las cabezas de muertos, los bajorrelieves de la “Casa de las Águilas”, en que rapaces y jaguares devoran corazones humanos, la pintura mural del “Templo de los Tigres”, en que se desarrolla una batalla entre toltecas y mayas, los numerosos chacmooles diseminados en el sitio, que recuerdan en todo momento el don de ofrendas sacrificiales, el “Templo de los Guerreros”, con sus columnas decoradas con hombres armados, y naturalmente, la presencia del Cenote de los Sacrificios, donde se arrojaba a las victimas enjoyadas (hombres, mujeres y niños).

Además, observemos la omnipresencia de la serpiente emplumada, característica de los toltecas, en forma de rampas, (dicha serpiente flanquea las escaleras de las pirámides, y su cabeza descansa sobre en suelo) o en forma de columnas, como en el pórtico del Templo de los Guerreros a el pórtico del santuario de la pirámide de El Castillo, en que la cola del crótalo soporta el dintel. La pirámide en talud con escaleras sobre los cuatro costados también es un aporte septentrional visible en las pirámides de El Osario y del El Castillo.

Está ultima es un edificio de nueve cuerpos, de plano cuadrado, con 55 m de lado por 30 de alto, más bajo y voluminoso que las estructuras piramidales mayas. El Templo de los Guerreros también esta formado de una estructura piramidal cuadrada con cuatro partes. Al sur de El Castillo, el famoso Caracol el llamado así por su escalera en esta forma. Quizá se trate de un templo dedicado al dios del viento y no de un observatorio astronómico. De modo global, la semejanza con Tula es sorprendente. Sin embargo, se seguirán empleando elementos mayas en la época tardía, mezclados con la arquitectura tolteca, como los mascarones de Chaac del Templo de los Guerreros, dándole al conjunto del sitio un tono particular. Chichén Itzá fue declarado patrimonio cultural de la humanidad por la UNESCO.

El parque arqueológico se localiza a 120 klms. al oeste de Mérida y a 180 de Cancún.

ATC Touroperadores SA de CV, es la única empresa que puede llevarle a conocer los sitios arqueológicos de Mesoamérica con profesionalismo, calidad, seguridad, responsabilidad social y ambiental.
 

Diseño y Proyección México Travel Club www.mexicotravelclub.net
Términos y Condiciones de Uso | Política de Privacidad
Ayuda
1024 x 768 óptimo www.atctours.com
 
Chiapas y Tabasco
Chiapas y Guatemala
Chiapas y Oaxaca / Yucatán
Ecoturismo y Aventuras
Educativos & Exploraciones
Caravanas Mesoamericanas
Exploración & investigación
Maya Shuttle
 

 
San Cristobal de las Casas
Tuxtla Gutierrez
Palenque
Tapachula
Villahermosa
 
Guatemala
Panajachel
Flores y Tikal
Antigua
 
 
ATC en breves palabras
El staff ejecutivo
Los Guías
Los Transportes
Condiciones Operativas
 
Pueblos Indígenas
Sitios Arqueológicos
Paisajes Naturales
Aves y Orquídeas de Chiapas
Cocina de Chiapas
Posada del Lago
El Jade Mesoamericano
El Ámbar de Chiapas
El Fogón de Jovél
Kakaw - Chocolate
 
Tours Virtuales
Fotogalerías
Video Recorridos